LA IGLESIA PURGANTE TAMBIÉN ES IGLESIA: ¡HERMANOS NUESTROS!

Jesús nos dice: “Mirad, que yo os envío como ovejas en medio de lobos; sed, pues, astutos como serpientes y sencillos como palomas”. (Mt. 10, 16) Fácilmente se ve que el mal está muy extendido por todas partes. También hay mucho Bien, lo que ocurre es que no hace tanto ruido. Pero ciertamente el Enemigo de las almas, con sus mentiras, su odio y egoísmo, ha conseguido ganarse muchas mentes, corazones y voluntades. Nuestros abusos y pecados, en ocasiones, incluso alteran el orden de la Naturaleza. Son los efectos del mal que entró en el mundo con el pecado original y prospera con cada pecado personal nuestro, también los míos y los tuyos. Los indefensos son, a menudo, destrozados y engullidos como si los lobos acecharan en cada esquina...
Ante este panorama del que a menudo nos lamentamos, existe la tentación de desesperarse y dejarse ganar por el mal, usar sus mismas armas, y volvernos, nosotros también, lobos. Se añade otra tentación: pensar que todo está perdido, que cambiar las cosas está únicamente en manos de los gobernantes y potentados.
Pues no, Dios siempre puede más, el Bien siempre acabará venciendo al mal. El desánimo viene cuando pretendemos resolver las cosas nosotros solos, con las propias fuerzas y no contamos con Dios. Y es que a menudo se nos contagia la mentalidad dominante y miramos la vida sólo en su dimensión material, olvidando que la totalidad de la realidad tiene también una dimensión invisible. Es como si mirando el mar, sólo nos fijáramos en la superficie, y olvidáramos su enorme profundidad con todo lo que bulle y habita. La parte visible de un iceberg, por ejemplo, constituye sólo una pequeñísima proporción de su volumen; y sus evoluciones las origina, más bien, la parte que no vemos...
Sí, nos falta visión sobrenatural, quizás por insuficiente oración y unión con Dios. Posiblemente también necesitaríamos formarnos más y mejor. A veces olvidamos que la motivación, la fuerza y la finalidad de nuestro obrar están en Dios. Debemos implicarnos plenamente en la mejora de este mundo, pero no por finalidades puramente humanistas o altruistas, sino por un motivo más grande, urgente y poderoso: la Caridad, el Amor de Dios.
Estamos llamados a ser mansos como las ovejas porque creemos en el Evangelio y en Jesús, y, por lo tanto en su manera de ser y de hacer. Pero eso no quiere decir que estemos desarmados o pasivos, sino que nuestros recursos (nuestras “armas”) son diferentes, pero mucho más potentes y efectivas que las que usa el Mal. Estamos llamados a ser astutos, pero nuestras astucias no son las de los que engañan y hacen trampas para perjudicar o aprovecharse de los demás, sino que, a la vez, estamos llamados a ser sencillos, muy próximos a Dios, para ser capaces de escuchar su “plan estratégico”.
¿Y si estamos desaprovechando recursos a nuestro alcance y no actuamos como la levadura que deberíamos ser?...¡Pues tendríamos que ir recordando, descubriendo y poniendo en marcha todas las fuerzas espirituales que permanecen adormecidas! ¡Quitemos el polvo a las “armas”!
Un ejemplo para empezar: ¿Tenemos en cuenta a las almas del Purgatorio? ¿Encomendamos lo suficiente a los difuntos para que puedan llegar pronto al Cielo? ¿Cuando hay una gran mortandad, nos acordamos de pedir que se celebren Misas en sufragio por su eterno descanso? Ellos nos necesitan mucho... ¡Y también nosotros a ellos! Nos pueden ayudar mucho, pero se lo hemos de pedir. Saben más que nosotros de las cosas invisibles y rezan constantemente, nos aman mucho. ¿Tenemos una relación de amor con ellos? ¿Les tenemos devoción? ¿Nos damos cuenta que son una parte muy numerosa de la Iglesia?
El mes de noviembre se dedica tradicionalmente a la veneración de estas almas; es un buen momento, pues, para hacer propósitos de mejora en este aspecto.
María Santísima, da consuelo a las almas que sufren purificación, aumenta nuestro amor hacia ellas y pide a tu Hijo que pronto puedan entrar al Cielo. Santas almas del Purgatorio, rogad por nosotros.


1 Comments:

At 11:53 AM, Blogger Roberto Iza Valdes said...

This comment has been removed by a blog administrator.

 

Post a Comment

<< Home